martes, 28 de septiembre de 2010

Reflexiones: No eres el único que se desanima...

jueves 19 de agosto de 2010 |

Hay momentos de desanimo, momentos de enfriamineto, de cierta pasividad que son comunes en la vida de los que seguimos a Cristo. Te levantas y hay algo para hacer antes de tu devocional, cuando inicialmente  ocupaba ese primer lugar. De carrera vas en el carro por los afanes y sino en la buseta repietiendote una oración que no es el Padre Nuestro pero es una que rezas tan igual que hace que te reclames, hasta en eso estoy mal, ya no se  orar.

Bueno, no eres el único que pasa por eso. Pero tampoco te puedes quedar allí, porque si hay algo en ti que hace sentir vacio por falta de comunión con Dios, es el espirítu Santo. Y ojo, que eso es señal de que no estas solo y que Dios sigue a tu lado reanimandote para que no desmayes.

Cuando nos dejamos llevar por lo que vemos  nuestra fe mengua, nos desanimamos, o caso contrario se nos da la bendición y menguamaos espiritualmente. Por eso no tires la toalla. Velad  y orad dice la palabra aun cuando el espiritu esta dispuesto pero la carne es debil hazlo.  No te dejes dominar por tu carne, por tu cansancio, por tus pensamientos, por el que diran y deseos de hacer. Dios nos dio un espirítu de dominio propio.

Hazlo. Ora, reparte esas hojas de vida, empieza ese cuidado personal, el cambio de relaciones que te apartan de Dios, inicia una nutrición espiritual adecuada,  vuelve a la iglesia donde Dios te mostro su gloria, quierete, arreglate, invita a un helado al personaje  que te quita el sueño, despierta tu que duermes y vuelve a mi, que yo me encargo te dice Jesucristo, el amigo que no falla, y no es frase de cajón, es frase real.

Así dice el señor, buscadme y me hallaras, encomienda a mi tus caminos y yo enderezare tus sendas, alejate  del mal y se sabio. Porque hoy empieza tu mañana.

Amigo, hermano, ora, buscad a ese amado Dios que un día descuidaste, él sigue allí, renueva tu promesa de fe, y entregate en cuerpo y alma para que  tu nombre no empiece a verse borroso en su libro de la vida.



Reflexión: Perdóname...

martes 21 de septiembre de 2010 |

"y perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden"


Extraerse de la realidad que acosa no es facil. Es muy facil mandar a alguien a creer en la promesa que Dios nos hace, pero inyectarselo tal cual uno lo tiene es tarea de Dios y su Santo Espirítu.


Hasta a nosotros los cristianos nos es dificil creer porque la humanidad propia es tangible pero lo que queremos alcanzar no. Es cuestión de fe. Y la fe trae perdón, paz y restauración.


La fe viene por el oir, y el oir por la palabra de Dios. Por eso es fundamental empezar primero con disponerse, segundo leer la biblia, y tercero perdonar. Sin perdón no hay visión, con resentiminto no hay camino, eso es un obstaculo que no deja ver más allá del puente. El perdón, perdonar y ser perdonado es la ruta del exito.


La falta de perdón, es una espina que pulla el corazón, recordar que fuimos heridos, que fuimos quizas atropellados con palabras o acciones hipocritas, nuestra mente nos muestra como una fotografia el momento y los detalles exactos.

La tarea es, no recordar, es perdonar. Ojo, que hay un dicho que dice perdono pero no olvido. Empecemos por perdonar de verdad aún cuando la persona no se entere de ello. No es acto de gloria el decir "yo soy rencoroso, yo no perdono", eso es un acto de insensatez, pues el único perjudicado eres tu. Y "El odio es un veneno que te tomas tu, esperando que el otro se muera".

Oremos:

"Dios, ayudanos a perdonar a quienes nos ofenden, y permite que me perdonen  quienes yo he ofendido. Limpia mi alma, y examina mis pasos, yo pongo mis fuerzas en ti, tu pon tu voluntad en mi corazón"











Hace dos semanas conocí a una persona muy especial, en el hospital de Antofagasta, en una sala hay una abuelita , hermana en Cristo. Ella es ciega, no tiene sus cuerdas bucales a causa de una enfermedad a la tiroides.
Pero lo que mas me nos marcó (la conocí por medio de mi polola priscilla que va de mucho antes a visitarla) es que apesar de todo, postrada en una cama alaba al Señor con toda su corazón.
Para meditar, si tienes la bendición de estar sano, puedes ver o hablar, nunca dejes de alabar a Dios.
Y si crees que tu problema te esta aplastando, solo medita en que siempre hay alguien con un problema mayor.
Para la abuelita Guillermina, siempre no pide que le leamos el salmo 139:

1 Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.
2 Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos.
3 Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos.
4 Pues aún no está la palabra en mi lengua,
Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.
5 Detrás y delante me rodeaste,
Y sobre mí pusiste tu mano.
6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;
Alto es, no lo puedo comprender.

7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu?
¿Y a dónde huiré de tu presencia?
8 Si subiere a los cielos, allí estás tú;
Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.
9 Si tomare las alas del alba
Y habitare en el extremo del mar,
10 Aun allí me guiará tu mano,
Y me asirá tu diestra.
11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán;
Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.
12 Aun las tinieblas no encubren de ti,
Y la noche resplandece como el día;
Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

13 Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.
14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.
15 No fue encubierto de ti mi cuerpo,
Bien que en oculto fui formado,
Y entretejido en lo más profundo de la tierra.
16 Mi embrión vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.
17 ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
¡Cuán grande es la suma de ellos!
18 Si los enumero, se multiplican más que la arena;
Despierto, y aún estoy contigo.

19 De cierto, oh Dios, harás morir al impío;
Apartaos, pues, de mí, hombres sanguinarios.
20 Porque blasfemias dicen ellos contra ti;
Tus enemigos toman en vano tu nombre.
21 ¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen,
Y me enardezco contra tus enemigos?
22 Los aborrezco por completo;
Los tengo por enemigos.
23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;
24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

La libertad del perdón


Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, 
os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial.
Mateo 6:14

La falta de perdón es una fuerza destructiva e insidiosa, que tiene muchos más efecto sobre el que no perdona que sobre el imperdonado. Un gran ejemplo de esto está en la experiencia de uno de los más sobresaliente intelectos de la historia, Leonardo da vinci.

Justo antes de comenzar a trabajar su pintura mural la última cena, tuvo una violenta discusión con otro colega pintor. Leonardo estaba tan enojado y amargado, que decidió usar el rostro de su enemigo como la cara de judas, y así vengarse del hombre poniéndole en una situación de infamia y burla para las siguientes generaciones.

La cara de judas fue, por tanto, una de las primeras que terminó, y enseguida todos reconocieron en él al pintor con el que discutió. Sin embargo, cuando intentó pintar el rostro de Jesucristo, Leonardo no podía progresar. Al parecer algo lo desconcertaba, retrasándolo y frustrándolo en sus esfuerzos. Al fin, llegó a la conclusión de que lo que le estorbaba y frustraba era que había pintado a su enemigo en la cara de judas.
Cuando pintó encima del rostro de su enemigo en el retrato de Judas, comenzó de nuevo con el rostro de Jesús. Esta pintura mural se convirtió en un gran éxito que se ha aclamado a través de los siglos.
Uno no puede pintar los rasgos de Jesucristo en nuestra vida y pintar al mismo tiempo otra cara con los colores de la enemistad y el odio.

Si albergamos la falta del perdón y la amargura, perdonemos a nuestro ofensor y pongamos la situación en las manos de Dios. Pidámosle que nos limpie de esos sentimientos negativos y nos libre de sus ataduras. Cuando perdonemos, seremos perdonados y libres para vivir nuestra vida con paz interior

Definamos a una mujer cristiana

¿Cómo es una mujer cristiana?

Es una persona con razón e inteligencia creada a la misma imagen de su Hacedor. Somos producto de la maravillosa creación de Dios.

Y de la costilla que Jehová Dios tomó al hombre, hizo una mujer. Génesis 2:22
Mirad cual amor nos ha dado el Padre para que seamos llamadas hijas de Dios. 1 Juan 3:1
Pues todas sois hijas de Dios por la fe en Cristo Jesús. Gálatas 3:26

¿Cómo debe ser?

Sabia
Abre su boca con sabiduría Proverbios 31:26
Honesta
Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras 1 Timoteo 3:11
Bondadosa
Muchas mujeres hicieron el bien; más tú sobrepasas a todas Prov. 31:29
Humilde
Humillaos delante del señor y él os exaltará Santiago 4:10
Alegre
Regocijaos en el Señor siempre. Otra Vez digo regocijaos Filipenses 4:4
Santa
Sed santas porque Yo Soy Santo 1 Pedro 1:16


¿Qué debe saber?

Qué Jesús me ama
Con amor eterno te he amado Jeremías 31:3
Qué murió por mí
Porque de tal manera amo Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en el cree no se pierda más tenga vida eterna Juan 3:16
Que perdona mis pecados
…Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados 1 Juan 1:9
Que vendrá para llevarnos con Él
Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy vosotros también estéis Juan 14:3


¿Qué debe hacer?

Caminar con Jesús
Caminar con Jesús es compañerismo constante. Caminar con Jesús es permitir que Él participe en nuestras tareas y actividades en el hogar, trabajo o escuela. Es contar con su presencia en todo momento y lugar
Orar
Estudiar
Confiar en Dios
Guardar sus mandamientos
Predicar
Ayudar a otros
Dorcas abundaba en buenas obras Hechos 9:36



¿Cómo debe relacionarse con los semejantes?

Soportándoos unos a otros Colosenses 3:13.
Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres Filipenses 4:5

¿Que espera Dios de mí?


Ya no vivo yo más vive Cristo en mí Gálatas 2:20

MUJER VIRTUOSA


1. Su estima sobrepasa por mucho a cualquier objeto o cosa que se considere valiosa en este mundo.

2. Su esposo confía en ella porque sabe que llevará con bien todo lo que haga. Sabe que el dinero que tiene con ella no le traerá perdida, sino ganancias porque ella sabe administrarlo bien, no es derrochadora y economiza.

3. Es una mujer trabajadora, laboriosa, de espíritu impetuoso, con gran energía, voluntad y empeño.

4. Busca buenos precios en el mercado y lo mejor, no desperdicia el dinero, ni los recursos que tiene.

5. Da valor a lo que tiene, lo cuida y lo mantiene.

6. Se ciñe aún en medio de las dificultades. Saca fuerzas de donde parece no tener, se auto motiva. Aún sin aliento o agotada sigue, es luchadora, ¡no se rinde!

7. Observa como va en su vida, su hogar, su esposo, sus hijos y familia. Es emprendedora. Toma tiempo para ella, para el análisis de las cosas que hace o inicia y considera si va bien en lo que está llevando a cabo. Está en estado de alerta, vigilancia, no baja la guardia aunque sea de noche.

8. Es misericordiosa, por tanto ayuda al que ve en necesidad. Extiende su mano brindando auxilio al menesteroso.

9. Se prepara para el mal tiempo y a estar preparada es una mujer segura; por tanto no se intimida ante lo que venga. Permanece confiada porque ella sabe que hizo lo que tenía que hacer.

10. Sabe vestirse y arreglarse bien, por ende anda bien ataviada.

11. Es tan buena esposa que su marido es conocido y estimado por los demás. Ella hace que su marido se sienta orgulloso de haberla escogido porque resalta con su buena presencia y actitud. Ella provoca que su esposo sea mejor.

12. Es una mujer que es en su esencia posee fuerza. Es honorable, procede con rectitud, por tanto es estimada por todos.

13. Es optimista, trabaja y espera lo mejor, por tanto, sonríe con tranquilidad y seguridad ante el futuro.

14. Cuando habla lo hace con aplomo, sabiduría y cuidado de tal manera que los demás la escuchan. Sabe decir las cosas, habla con justicia. Es misericordiosa cuando emite juicios y habla endulzando sus palabras con sensatez.

15. Considera cómo van las cosas en su casa. No desperdicia la comida, ni la come sin motivos.

16. Sus hijos dan testimonio y se gozan en llamarla bienaventurada porque es feliz. Su marido aprecia sus dones y virtudes, por tanto, la estima, honra, la alaba y respeta, pero sobre todo la ama.

17. Sobrepasa a otras mujeres que hicieron el bien porque cada día que pasa procura ser mejor, va encaminada hacia la excelencia.

18. La mujer que define el proverbista es una que teme a Jehová. Es alabada porque más que tener gracia y hermosura, tiene a Dios en su corazón y vida y eso hace que proyecte una luz y una belleza incomparable. Es alabada porque sus hechos y su práctica de vida hablan más que lo que ella puede decir.

SIGUIENDO A JESUS

SIGUE A JESUS PARA HEREDAR LA VIDA ETERNA Y COMO RECOMPENSA RECIBIRÁS CIEN VECES MAS LO QUE HAYAS DEJADO. "...cuando el hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habeis seguido también os sentareis... y cualquiera que haya dejado casas, o hermanas, o hermanos, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, POR MI NOMBRE, recibirá CIEN VECES MÁS, y heredará la vida eterna". Mateo 19:28-29

Rocío ツ
Toma de Decisiones - Corriendo Riesgos
Ben lucha con la toma de decisiones. La marca de su próximo carro, un cambio potencial de carrera, o comprometerse en una relación a largo plazo, sólo aumentan la ansiedad de Ben. ¡Si tan sólo nuestras decisiones no tuvieran riesgos, garantizándonos el resultado deseado! La toma de decisiones nos obliga a:

Aceptar la responsabilidad por el éxito o fracaso de nuestra decisión.
Experimentar directamente cómo esa decisión ayuda o daña a otros.
Identificar la fuente más confiable de sabiduría que nos equipe para tomar esas decisiones.

Toma de Decisiones - ¡Perder la Cabeza!
La toma de decisiones basándose sólo en la naturaleza humana frecuentemente produce serias consecuencias. Cuando nuestros impulsos egoístas influencian las decisiones, poco después viene el desastre. En la Biblia, Abram (Abraham) le ofreció a su sobrino, Lot, la mejor tierra que por derecho le pertenecía a Abram (Génesis 13:8-11). Lot tomó su decisión sin preocuparse por Abram. El deseo egoísta de Lot de tener las planicies más fértiles, con pozos de agua, lo hizo asentarse cerca de las malvadas y pecaminosas Sodoma y Gomorra. Abram, por otra parte, confió en la promesa de Dios (Génesis 12:1-3, 7) sin importar lo que Lot decidiera. La toma de decisiones basadas en las promesas y mandamientos de Dios siempre nos proporciona paz.

Cuando excluimos a Dios de nuestra toma de decisiones, intencionalmente ignoramos las instrucciones de Dios. "Pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra. Y porque escogieron sus propios caminos, y su alma amó sus abominaciones. . . también yo escogeré para ellos escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron. . . Porque llamé, y nadie respondió. Hablé, y no oyeron, sino que hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que me desagrada" (Isaías 66:2-4, RV). Nuestro orgullo y egoísmo sugieren: "Yo haré esto. Si Dios no me detiene, debe estar bien." En cambio, debe buscarse la dirección y sabiduría de Dios antes de que tomemos cualquier decisión.

Su mente – Ocasiona decisiones impetuosas (1ra de Corintios 3:18-19).
La Presión de los Compañeros – Produce confusión y fracaso (Jeremías 7:24).
La Mente de Dios – Le da a usted sabiduría sobrenatural (Proverbios 2:3-8).
Toma de Decisiones - Una Experiencia de Humildad
Uno de los factores más difíciles en la toma de decisiones es humillarse uno mismo, al admitir que no lo sabemos todo, o que hemos fracasado. El Rey David experimentó personalmente cómo su decisión ocasionó que Israel fuera castigado. Luego de la desobediencia de David, Dios le ofreció tres opciones de castigo -- hambruna, destrucción a manos de sus enemigos, o una plaga (1ra de Crónicas 21:7–15). David basó su siguiente decisión en la misericordia de Dios. David comprendió que someterse a los mandamientos de Dios era la decisión correcta, aún si era dolorosa.

Todos cometemos errores graves, decisiones que hubiéramos querido no haber tomado jamás. Moisés ignoró las instrucciones de Dios (Números 20:8-12), Sansón entregó su fuerza (Jueces 16:17-21), y Pedro negó repetidamente conocer a Jesucristo (Juan 18:25-27). Cada uno de estos grandes hombres se humilló pidiendo el perdón de Dios. "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." (1ra de Juan 1:9).

La trayectoria en cualquier toma de decisión puede ser difícil y larga. Al confiar en los planes de Dios para nuestras vidas, experimentamos paz en las tormentas de la vida. Cualquier decisión que nos acerque más en nuestra relación con Dios asegura el éxito (Jeremías 29:11-13). Cuando sometemos nuestra voluntad (orgullo y motivos egoístas) a la voluntad de Dios, Él nos da los deseos de nuestro corazón (Salmo 27:3-5).

TALLER DEL MAESTRO SEÑORAS Y SEÑORITAS

video