viernes, 22 de octubre de 2010

video

PORQUÉ ESCONDIDA EN DIOS?

PORQUÉ ESCONDIDA EN DIOS?

"MI VIDA ESTÁ ESCONDIDA CON CRISTO EN DIOS"
                                                                          Colosenses 3:3

Desde que me encontré con mi Dios, un Dios de amor, un Dios bueno, sé que no estoy sola, que tengo un ser poderoso que me protege y me ama...

Puede ser que mis circunstancias no han variado mucho desde ese día, y puede que algunas hasta se vean peor, sin embargo, cuando me siento atacada, Él es mi protector, es mi amparo; cuando me siento débil y cansada es mi fortaleza; cuando me acusan injustamente es mi defensor y es mi amigo.

He aprendido a esconderme en mi Dios y dejar que Él me proteja y pelee la batalla por mí.

"TORRE INEXPUGNABLE ES EL NOMBRE DEL SEÑOR; A ELLA CORREN LOS JUSTOS Y SE PONEN A SALVO". Prov 18:10

Por esta razón cuando me siento débil, cansada, acosada, atacada, etc. corro a esa torre protectora, pero para eso:

  1. Debo poner la palabra de Dios en mi boca
  2. Debo correr lo más rápido posible a mi refugio, porque sé que Él me espera con los brazos abiertos y descansar en Él y en sus promesas porque sé que todo lo que ha dicho de mí, se cumplirá, que mi vida tiene propósito y todo lo que me acontece es parte del plan que mi Dios tiene para mí.
DIOS TE BENDIGA!

Cuán grande es Él

Cuán grande es Él



Señor, mi Dios, al contemplar los cielos,
El firmamento y las estrellas mil.
Al oir tu voz en los potentes truenos
Y ver brillar al sol en su cenit.

Coro:

Mi corazón se llena de emoción.
Cuan grande es Él. Cuan grande es Él.
Mi corazón se llena de emoción.
Cuan grande es Él. Cuan grande es Él.

Al recorrer los montes y los valles
Y ver las bellas flores al pasar.
Al escuchar el canto de las aves
Y el murmurar del claro manantial.

Cuando recuerdo del amor divino,
Que desde el cielo al Salvador envió.
Aquel Jesús que por salvarme vino,
Y en una cruz sufrió y por mi murió.

Cuando el Señor me llame a su presencia,
Al dulce hogar, al cielo de esplendor.
Le adoraré, cantando la grandeza
De su poder y su infinito amor.

Diezmo: Ventana de los cielos

Diezmo: Ventana de los cielos

Hace muchos años un muchacho de dieciséis fue obligado a salir de casa porque su padre era demasiado pobre para sostenerlo. Así que caminó penosamente lejos con todas sus posesiones materiales empacadas en una pequeña bolsa, para establecerse en el negocio como fabricante de jabón en Nueva York. Cuándo el chico de campo llegó a la gran ciudad, encontró que tan duro era conseguir trabajo. Recordando las últimas palabras de su madre y también el consejo santo dado por el capitán de una barcaza de canal, el joven dedicó su vida a Dios, determinando a volver a su Hacedor un diezmo honesto de cada dólar que él ganara.
Así, cuando ganó su primer dólar, el joven dedicó sagradamente diez centavos de ello al Señor. Continuando con esta práctica, ¡los dólares continuaron ingresando! Pronto este fabricante llegó a ser socio en el negocio del jabón; cuando su socio murió pocos años más tarde, llegó a ser el único propietario.
El empresario próspero e instruyó a su contador de libros a abrir una cuenta para el Señor y acreditar un décimo de todos sus ingresos. El negocio creció milagrosamente. El honesto propietario empezó a dedicar dos décimos de sus ganancias; y entonces tres décimos, cuatro décimos; y finalmente, cinco décimos. Parecía como si sus ventas aumentaran en proporción a su generosidad, pronto su marca de jabón llego a ser una palabra en las casas a través del mundo.
William fue diácono en la Iglesia Bautista, y fue uno de los fundadores de la Sociedad Bautista de Educación en Nueva York, que después de su muerte, pasó a llamarse Universidad Colgate, en su honor. Además ayudó a organizar varias sociedades Biblicas, inclusive la American Bible Society (1816).
William Colgate fue este hombre quien Dios prosperó a cambio de su fidelidad a su Hacedor. Esta historia no es escrita con el objeto de la publicidad de los productos Colgate, sino con el objeto de destacar las bendiciones que acompañan el pago fiel de un diezmo honesto.

Lleven el diezmo íntegro a la casa del Tesoro, para que haya alimento en mi Casa. Sométanme a esta prueba, dice el Señor de los ejércitos, y verán si no les abro las compuertas del cielo y derramo para ustedes la bendición en abundancia.
Malaquías 3:10

Su preciosa sangre

Su preciosa sangre


Ni con todo el valor de las indulgencias, obras, sacrificios y ofrendas de las religiones más famosas se pudo comprar nunca una sola alma eterna para el cielo. (Marcos 8:36)
Pero los pocos litros de la preciosa sangre que Dios el Hijo hecho hombre derramó en la cruz, muriendo en nuestro lugar, fueron suficientes para limpiar potencialmente los pecados de toda la humanidad (Mateo 26:28 - Colosenses 1:14 - Hebreos 9:22)
Porque la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado (1ra. Juan 1:7)
Clavado en la cruz, desangrándose aún por nuestros pecados, el Creador del universo, que ha tomado sobre sí los de todos (1ra. Pedro 2:24), “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23), dice: “Consumado es” (misión cumplida) (Juan 19:30).Así paga con su preciosa sangre nuestra deuda, y, pone a nuestro alcance la reconciliación con Dios el Padre (1ra. 1:18-19; 2da. Corintios 5:18-19; Romanos 5:9-11; Colosenses 1:20-22; Hebreos 10:10-14).
Desde entonces, toda persona que recibe el sacrificio del Cordero de Dios (Jesucristo) por completo y suficiente, Dios lo adopta amorosamente por hijo, y le da vida eterna en el reino de los cielos. (Juan 1:12; Juan 1:29)
Puedes no entender tanto amor de su parte, sin embargo es un hecho que “de tal manera amó Dios (el Padre) al mundo, que nos ha dado a su Hijo unigénito (Jesús) para que todo aquel (tú) que en el cree, no se pierda (en el infierno) más tenga vida eterna (en el cielo) (Juan 3:16)Amado lector, la puerta del cielo está abierta para tí desde la cruz del calvario (Juan 14:2 - Juan 10:7)
¿Te quedarás fuera? (Apocalipsis 21:27)
¿O le tomarás a Jesús sus palabra? que dice: “Todo el que invocare el nombre del Señor será salvo” (Hechos 2:21 - Romanos 10:13).
Con sinceridad, ora tu propia oración, o está:
Señor Jesús, confieso con mi boca que tú eres el Señor, y creo en mi corazón que Dios le levantó de los muertos (Romanos 10:9,10)Y me proclamo salvado por fe,porque tu has dicho que así lo sería (Efesios 2:8,9) Eres Dios, y no mientes (Números 23:19).
Sé que soy pecador, y arrepentido te confieso que necesito tu perdón y salvación (1ra. Juan 1:9)Por favor, perdóname y sálvame. Desde ahora te recibo por Salvador personal y te hago mi Señor. Señor mío y Dios mío, Jesucristo, te doy las gracias por haber derramado tu preciosas sangre y haber muerto por mí. Creo que a los tres días resucitaste para mi justificación, y después ascendiste al cielo, donde intercedes siempre por mí ante el Padre. (Romanos 4:25;Lucas 24:6,7 y 51 ; 1ra. Corintios 15:3-4; Hebreos 7:25)
Por favor, ayúdame a serte fiel hasta el fin, en el nombre de Jesús.
Amén

GRACIAS SEÑOR




Querido Dios, te agradezco por este día, gracias porque cada día que nos das, es una oportunidad para empezar de nuevo, gracias por la dicha que nos das de poder compartir y usar este medio para bendecir a otros, gracias por la tecnología que nos has dado y las personas sabias que unen naciones con amor, gracias por la vida, por cada cosa que fue creada con amor y arte en gran manera muchas gracias, Dios.

Te agradecemos porque podemos ver y oír en este día, podemos palpar, caminar y gozarnos en todo cuanto has hecho en nosotros, gracias por nuestros familiares, amigos y hermanos en la fe, gracias por la familia cristiana, gracias por que en nuestras debilidades te perfeccionará, somos bendecidos, porque eres un Dios comprensivo y de perdón, de amor y misericordia. Gracias por haber muerto en la cruz del calvario, para salvarnos, para hacernos tus hijos y participes de tu reino, tu sacrificio no tiene precio, no tendríamos como pagarte. Tú has hecho tanto por nosotros y continúas bendiciéndonos cada día, aún sin nosotros merecerlo, te complaces en querernos y protegernos, gracias porque nos disciplinas con amor y nos corriges cuando es necesario, perdónanos por todo lo que hemos hecho, dicho o pensado que no era agradable para ti. Por favor mantennos seguros, alejado de todo peligro, de todo aquello que pueda dañarnos físicamente y emocionalmente, ayúdanos a comenzar cada día con una nueva actitud en nuestras acciones, pensamientos y sobre todo ser agradecidos por todo lo que provocas en nuestras vidas y por permitirnos vivir un día a la vez. Guíanos para hacer lo mejor de cada día y aprender a oír tu voz, por favor habla a nuestros corazones para que podamos aceptar todos tus designios, aceptar tu santa y divina voluntad y poder agradarte en cuerpo, alma y espíritu. No permitas que nos lamentemos de las cosas sobre las que no tenemos ningún control, ni de las cosas que no poseemos y mucho menos desear lo que pueda dañar nuestra relación contigo, permítenos continuar viendo el pecado a través de tus ojos Señor, y que podamos reconocer el mal, para no pecar contra ti, continúa bendiciéndonos para que podamos bendecir a otras personas y podamos dar por gracia lo que por gracia hemos recibido, mantennos fuertes para que podamos ayudar a los débiles, y renovados cada día para poder ser reflejo tuyo donde quiera que nos encontremos, mantennos animados para que podamos tener palabras de aliento para otros y sabiduría para actuar con prudencia. Te pido por los que se pierden y no pueden encontrar tu camino, ilumina sus sendas a tu dirección, te pido que les permitas tener un encuentro contigo de manera personal, te pido por aquello que aun no han visto la luz por ceguera espiritual para que abras sus ojos y puedan ver, yo creo fielmente en que tu tienes toda la autoridad para cambiar vidas, transformarlas y renovarlas como tu quieres que sean, se que tu tienes el control y dominio absoluto de nuestro tiempo, de nuestras vidas y de nuestros caminos, te pido Señor por cada persona que esta leyendo esta oración de gratitud, que le bendigas en gran manera, que comprendan, entiendan, que no hay circunstancia, no hay batalla, no hay tormenta y mucho menos situación que tu no puedas resolver, te suplico que pongas en cada corazón el amor que fue derramado en tu hijo Jesucristo para convicción de pecado a cada uno de nosotros, pido que tu palabra cale lo mas profundo de cada corazón, de cada vida, pido que prosperes de acuerdo aTus riquezas en gloria y de acuerdo a la fidelidad de cada uno de nosotros. En el nombre de Jesús, que es sobre todo nombre, Amén.